Adolescencia,  Crecimiento personal

Co-razón y coeficiente intelectual

Emprender una disputa técnica sobre si tiene mayor importancia el coeficiente intelectual (CI) o el coeficiente emocional (CE), nos alejaría por completo de la singularidad del ser humano, y es que una persona nunca es “sólo una cosa”.

Sin embargo son las tendencias sociales las que impulsan unas ideas a favor de otras, restándoles valor sobre una opinión o creencia nueva de carácter absolutista. El antagonismo que en ocasiones se genera en torno al CI y el CE dejan de largo el cómo las personas hacemos uso del mismo.

COEFICIENTE INTELECTUAL

El origen del estudio del coeficiente intelectual (CI) se remonta a principios de siglo XX ideado por el psicólogo alemán William Stern. Su evolución ha sido muy clara encontrándonos en la actualidad con herramientas como la Escala Wechsler de Inteligencia para Adultos (WAIS) que evalúa la inteligencia desde los 16 años. Por otro lado, tenemos la Escala Wechsler de Inteligencia para Niños (WISC).

En palabras de la psicóloga española Doña. Blanca Fernández Tóbar:

“la evaluación de inteligencia te puede ayudar a salir de dudas para comprobar cuál es tu cociente intelectual y conocer en qué destacas y qué aspectos puedes mejorar”.

COEFICIENTE EMOCIONAL

Aunque la literatura se empeña en poner sobre los hombros de Daniel Goleman el origen de la Inteligencia EMocional, esta se encuentra en los trabajos de los psicólogos John Mayer y Peter Salovey, allá por el año 1990.  Al menos 5 años antes del aclamado éxito de Daniel Goleman con su libro “Inteligencia Emocional”, quien seguramente sea más conocido que los padres de la “Inteligencia Emocional”. En España además contamos con una adaptación del TMMS24 llevada a cabo por Fernández-Berrocal, P., Extremera, N. y Ramos, N. (2004) del Trait Meta-Mood Scale (TMMS-48) de Salovey, Mayer, Goldman, Turvey y Palfai (1995) para conocer el coeficiente emocional (CE).


Ilustración de Ray Pérez
COEXISTIENDO

Es importante reconocer como ambos coexisten, compartiendo un lugar en cada una de nosotras y su papel desde la infancia. Hay un gran ejemplo en el territorio español de cómo se han integrado junto a contenidos de carácter “intelectual” y “científico” los emocionales, es el caso de Canarias con la asignatura de Educación Emocional y Creatividad. Impulsada por el Dr. en Psicología D. Antonio Rodríguez junto a su equipo de investigación. Desde el año 2014 es vigente y gracias a ella niñas y niños de Canarias “estudian su propia emocionalidad”.

Amparadas en el trabajo del psicólogo americano Howard Gardner con su Teoría de las Inteligencias Múltiples, te animamos a que entrenes tus #inteligencias. El coeficiente intelectual o el emocional no te definen. Sin embargo si lo hacen tu actitud para conocerte más y generar cambios positivos en ti.

Curiosidades

  1. Un estudio sobre Coeficiente intelectual llevado a cabo en Noruega demostró que han perdido 7 puntos de CI por generación entre los nacidos después de 1975. Se desconoce la causa.
  2. La «neuroplasticidad» es la idea de que nuestros cerebros siguen transformándose. Es entrenable y moldeable porque seguimos estableciendo nuevas conexiones cerebrales a lo largo de nuestras vidas.

Y que mejor cierre que despedir este post con el siguiente video. Pertenece al escritor y divulgador científico Eduardo Punset Casals, un gran referente para muchas personas. Entre ellas se encuentra este humilde escritor.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.