Método de la camisa y los zapatos para acabar con el Bullying

MÉTODO CAMISA Y ZAPATOS PARA LUCHAR CONTRA EL BULLYING

La resolución de conflictos debe apreciarse en la infancia y adolescencia como un instrumento reparador y preventivo. De no ser así, cronificamos contextos estamentados  en víctimas, agresores/as y espectadores/as.

Según Dewey “la educación moral es más poderosa cuando las lecciones se enseñan entremezcladas con el curso real de los acontecimientos”, es por ello que la palabra hiper-instrumentalizada “perdón” pierde  utilidad por ser abstracta (no se materializa en acciones que reparan el daño provocado).

Bullying en la INFANCIA y ADOLESCENCIA

Niños/as y adolescentes sufren de primera mano diariamente las consecuencias de unas relaciones sociales negativas, por ejemplo en el contexto escolar con el Bullying.
Una propuesta que centre su base en las emociones y la Inteligencia Emocional, abordaría esta problemática teniendo en cuenta la identificación del daño y su reparación, lo llamaremos el método  de la CAMISA y los ZAPATOS.
– Hacemos referencia con “la camisa” a la acción de VESTIRNOS CON LAS EMOCIONES de la persona a la que hayamos hecho daño.
– Por otra parte con “los zapatos” a la acción de CAMINAR CON LOS CONSECUENCIAS que hemos provocado en la otra persona.

VESTIRNOS CON LAS EMOCIONES

El abordaje con agresores/as debe ir encaminado primero en IDENTIFICAR el daño que han provocado, en  varios niveles: emocional (afectan a la autoestima, autoconcepto) y comportamental ( las consecuencias que sufren las víctimas). Sorprende a la vista de reciente estudios sobre Bullying en España, que el mayor número de acciones amenazadoras, burlas o insultos se den en la etapa de educación que comprende de los 6 a los 12 años. Sin embargo niños y niñas no son conscientes de ello. Quizás más centrados los adultos en que a estas edades identifiquen las emociones, ha faltado enfatizar las consecuencias emocionales de sus acciones hacia otros y otras. Es decir “asociar situaciones a emociones” y  las “causas” de las mismas.

CAMINAR CON LOS ZAPATOS DE LAS CONSECUENCIAS

En segundo lugar y por mi experiencia profesional, lo que más se ha descuidado es la “reparación del daño”. La sociedad ha “validado” a tal magnitud la frase aprendida “oye siento haberte insultado y reído de ti” que pierde valor. Nos hemos olvidado del mensaje de Dewey sobre la Educación Moral. Para que la lección deje de ser abstracta deben de  materializarse acciones reparadoras.

¿Para qué expulsar de un colegio o instituto a un alumno/a, sin haber trabajado con el/ella las consecuencias y reparación del daño? Cuando llegan a otro centro, seguirán haciendo daño a otras personas.

El pensamiento consecuencial se ha volcado o sesgado en uno mismo, es decir les explicamos las consecuencias que tendrán si cometen una falta, pero no las consecuencias que sufren otros/as por sus acciones. Como si pudiera ser más útil el castigo a una acción, que sentir empatía hacia la persona que lo sufre.

EJEMPLO PARA NIÑOS/AS EN EDUCACIÓN PRIMARIA

Como ejemplo y a modo de orientación, para reparar el daño emocional te propongo las siguientes acciones en niños/as de hasta 12 años:
– Elaborar una lista de talentos y actitudes del/la compañero/a a la que ha faltado el respeto. Posteriormente la entregará delante del resto de compañeros/as de clase. Es importante visibilizar esta acción, de lo contrario estamos enseñando que ” podemos burlarnos de alguien dentro del grupo, pero para disculparnos hay que hacerlo fuera de él”. De esta manera también cambia la imagen del agresor/a para sí mismo/a y el grupo.

EJEMPLO PARA ADOLESCENTES

Para adolescentes, el abordaje debe de tener la misma esencia y podrían utilizarse los medios que utilizan para comunicarse entre ellos/as con frecuencia. Por ejemplo: en vez de elaborar una lista junto a un dibujo; podría ser un vídeo que haga desde su propio móvil. En este video reconocerá aptitudes y talentos del otro, junto  al daño que ha causado. Este vídeo debería de compartirse en el grupo, y tendrá una gran utilidad en los/as “espectadores”. A partir de este momento este grupo será testigo de acciones reparadoras y de empatía. El gran grupo funcionando asertivamente podría cortar desde el origen estas situaciones. Este entrenamiento mejorará su empatía.

ACCIÓN REPARADORA

La acción reparadora involucra emocionalmente mucho más a niños/as y adolescentes.

Pues por ejemplo: si como consecuencia de una burla un/una compañero/a dejó de salir al recreo. Su papel “reparador”  sería facilitar que pueda sentirse respetado y tenido en cuenta para que le apetezca de nuevo salir al recreo. Mas allá de esta propuesta  podrían elaborar un trabajo conjunto. Para el que el/la profesor/a previamente haya identificado inquietudes y talentos de ambos para que trabajen como equipo y se fortalezcan mutuamente.

CONCLUSIÓN MÉTODO LA CAMISA Y LOS ZAPATOS

A modo de conclusión resaltar que el objetivo de este método es a través de la empatía. Permitir reparar el daño en otras personas y tomar consciencia emocional de las consecuencias de los actos que hacemos, en los demás y en nosotros mismos/as.

  • Importante: Tal y como nos comentaron nuestros amigos de la ESCUELA DE EDUCACIÓN EMOCIONAL ( https://www.facebook.com/educacionemocionalescuela/ ) para mejorar la convivencia, el clima del aula y para resolver conflictos, hace falta un  programa de formación en Educación Emocional que comience en Educación Infantil. Acciones puntuales como las que hacemos referencia en este post quedan huérfanas sin un Programa de Educación Emocional que las sustente y consolide.

Foto de escuela creado por freepik – www.freepik.es