Ir al contenido

Del berrinche a la calma SIN REPRIMIR EMOCIONES

Del berrinche a la calma SIN REPRIMIR sus Emociones

Si eres capaz de conseguir que no te cause malestar escuchar el llanto o grito desconsolado de tu hijo o hija tendrás un paso conseguido. Desde muy pequeño puedes ayudarlo/a a tomar consciencia de sus propias emociones y las sensaciones corporales de las mismas.

Para conseguir mitigar este malestar provocado mayoritariamente por un pensamiento negativo de nosotros mismos “somos incapaces de calmarlo/a”, debemos desechar esta idea. Justamente esta afirmación “debemos calmarlos” es romper la posibilidad y oportunidad de que nuestros hijos e hijas  regulen por sí mismos/as su ira, rabia o desconsuelo.

No debemos calmarlos nosotros, porque esta acción si la analizas bien es más de “contención emocional” que de regulación y estamos asumiendo una responsabilidad que no nos corresponde. Transmitiéndoles entre líneas el siguiente mensaje “no eres capaz de calmarte por ti mismo”.

Hay que permitirles que expresen, no coartarle el llanto porque nos resulte desagradable o vergonzoso (en muchas ocasiones la imagen social dilapida las reacciones más humanas en las familias). No debemos utilizar el chantaje emocional o un castigo, pues que deje de llorar repentinamente no significa que se haya calmado. HEMOS REPRIMIDO SUS EMOCIONES.

CONSCIENCIA DE SUS EMOCIONES

Mi propuesta es que sigas mostrándote cariñoso/a y le pidas permiso para cogerle las manos y hacer un juego juntos. Esta parte es muy importante pues debemos de evitar ser “invasivos/as” tanto emocional como corporalmente.

Una vez estén de manos uno frente a otro, le pides que te mire a los ojos y juntos cogen y sueltan aire por la nariz. A medida que lo va realizando comenzará a regular su enfado. Te llevará un par de minutos. Ayúdale a que tome consciencia de como:

  • Entra el aire.

  • El recorrido que hace por el pecho.

  • Se llega a hinchar su tripita.

  • Sale el aire.

Además podrás hacerle algunas de las siguientes preguntas:

    • ¿Cómo es la velocidad de tu respiración ahora?

    • ¿Te sientes más relajado? ¿qué partes de tu cuerpo sentías la rabia?

    • ¿Sientes diferencias antes de empezar el juego y ahora?

Este pequeño juego en niños a partir de 5 años les permite tomar consciencia emocional desde el modelaje. Serán capaces de regular su enfado aprendiendo a respirar fijándose en sus adultos de referencia. Jamás será capaz de relajarse un niño o niña al que respondemos a su enfado con gritos, ambos se retroalimentan en negativo.

Imagina la emoción de la rabia o la ira, como una escalera hacia arriba o hacia abajo. Nuestra intervención educativa con nuestros/as pequeños/as si tiene origen en la “represión emocional” suma escalones que deberán recorren cuando quieran calmarse.

Cuando transcurran años y sean adolescentes te agradecerán que les hayas enseñado desde pequeños a calmarse por sí mismos/as.

<a href=’https://www.freepik.es/foto-gratis/concepto-del-dia-de-la-madre-con-madre-e-hija-alegres_1937438.htm’>Foto de Floral creado por freepik</a>

Publicado elInfancia