Ir al contenido

El Sobradillo y el Distrito Suroeste de Santa Cruz de Tenerife.

El Sobradillo y el Distrito Suroeste

Un poco cansado del marketing del corazón paseo por mi barrio cada tarde cuando vuelvo del trabajo. Dicen que “Santa Cruz es el corazón de Tenerife”, de ser cierto es un corazón infartado y enfermo por el estado de los barrios del Distrito Suroeste. La situación de los jóvenes de estos barrios como poco  es para que ese corazón esté en “cuidados intensivos”, le resumo el parte médico:

Datos de población joven en el Distrito Suroeste:

  • En este curso 2017/2018 el absentismo escolar en la zona es del 9,66% la más alta de todo el municipio, de un total de 4771 alumnos matriculados.
  • Ha aumentado un 52% el total de alumnos a los que se les ha suspendido el derecho a asistir a clases (y estos datos no se incluyen como absentismo escolar, pues son faltas justificadas) con respecto al curso escolar anterior. Siendo con los datos del último curso académico un total de  228 alumnos.
  • Edad de maternidad más baja del municipio.
  • En el año 2016, el  40% del total de Expedientes de Menores en Riesgo se concentra en nuestro Distrito.
  • Mayor porcentaje de hogares con ingresos más bajos de todo el municipio.

Ante  estos datos abrumantes, cualquier cardiólogo no dudaría en meter al quirófano este corazón, que además está rodeado de una cultura social peculiar. Una cultura social del asistencialismo, agradeciendo la verdura que te llega a la puerta de casa del Corte Inglés por una ayuda municipal mientras tenemos suelo agrícola para su cultivo lleno de rastrojos.

Se ha cronificado en nuestros barrios el pensamiento de que se puede vivir de las ayudas públicas, transmitiendo  a las nuevas generaciones esta “percepción de la vida”. Chicos y chicas de 16 años, que ya manejan trámites burocráticos para pedir ayudas sociales mientras trapichean con drogas y robos en la zona. Les invito a pasear con el coche por nuestros barrios, podrán ver que tenemos muy buenos corredores.

Que se lo pregunten a los agentes de la Unipol cuando buscan alguno de nuestros chavales, una pena que el CIAT de Tincer está tan cerca pero a la vez tan lejos. Las infraestructuras son necesarias, pero sin el acompañamiento de referentes  son inútiles para ciertas problemáticas, entre ellas “sacar a los jóvenes de la calle”.

¿Referentes culturales? Esta es la gran ausencia de nuestros barrios, personas con historias de vida similares a las de ellos, con las que se puedan enganchar para dejar la calle y aprovechar los “recursos” que existen en la zona. Los recursos que existen no se adaptan a la totalidad de la  realidad social de nuestras familias y jóvenes.

¿Dónde está el corazón en todo esto? Es tan profunda la indiferencia como el desconocimiento, y con ellas  la repetición de modelos de intervención “quirúrgica” que han dejado en coma a nuestros barrios.

El distrito Suroeste necesita una RCP.

Publicado elOtros temas