Memoria Emocional ¿qué recuerdos tendrán tus hijos de ti?

¿Qué recordarán de ti tus hijos? Con seguridad mantendrán en su memoria  aquellos recuerdos que contengan una huella emocional. Según el experto Christianson S.A. (1992) podemos afirmar que los eventos emocionales se recuerdan mejor que los sucesos más triviales.

Una de las labores más complejas de ser padre y madre, es poder transmitir a nuestros hijos quiénes somos más allá del rol que tenemos. Por ello es importante que nuestros pequeños conozcan nuestras aptitudes, habilidades y destrezas (deportivas, artísticas, etc..) vivenciándolas junto a nosotros.

Pasarán volando los años desde la infancia a la adolescencia, y echarás en falta el “sentarte junto a ellos, afilar un lápiz de color y hacerle un dibujo”. ¿Cuándo le hiciste por última vez un dibujo a tu pequeño o pequeña? Quizás nos hayamos acostumbrado a no darle lo mismo que recibimos de ellos, “porque somos adultos”,  por ejemplo: un dibujo. No descuelgues tu mochila emocional cuando eduques. Las herramientas que has sido capaz de aprender en la vida para ser feliz, gestionar tus estados de ánimo se las podrás transmitir a ellos.

Seguramente son  reflejo  de un sistema laboral precario (en el que no existe la conciliación de a vida familiar y laboral) el que muchos de los recuerdos que tienen los hijos de sus padres sean los siguientes: verlos enfadados, cansados, de mal humor y estresados con muchas responsabilidades que hacer. Esta carga emocional negativa es capaz de estropear una linda tarde en un parque o la forma en la que corriges una acción en casa.

Sería lógico pensar que si anualmente nuestros hijos hicieran un dibujo de ellos junto a nosotros, cada vez dibujarán más lejanas las figuras corporales de ambos. Lo que ocupa el espacio entre ellos y nosotros serían: nuestros móviles, jornadas de trabajo y otros “ladrones del tiempo” que seguro identificas. Es imprescindible poder vernos a través de su mirada, y nada más fácil que un dibujo. Te propongo que hagas esta dinámica en casa, dibújense el uno al otro. Para ello ser humildes y ser capaces de aceptar la información que nos devuelven son requisito indispensable, para cambiar y empezar a “vivir emocionalmente” junto a ellos (podemos estar presentes, no por ello sienten nuestra presencia).

Vive experiencias en familia que se ajusten a vuestras preferencias y necesidades, de esta manera tendrán una infancia única, no clonada a un canon social idílico y poco realista.

Educar con Inteligencia Emocional, requiere por tanto ACEPTAR  la carga emocional con la que educamos, interactuamos con nuestros hijos, pues el modelaje siempre es el maestro que más horas influye en ellos.

CONCLUSIÓN

Recuerda estas 3 ideas clave sobre la Memoria Emocional:

  1. Cuanto mayor es la carga emocional de una situación mejor será recordada.
  2. La intensidad de las emociones experimentadas mejora la memoria de los detalles principales.
  3. Lo recordado estará condicionado por el estado emocional de la persona en ese momento.

Es por ello que vivir experiencias positivas emocionalmente e intensas, garantizará que tengan por siempre esos recuerdos en su memoria emocional.