Ir al contenido

El espejo en el que deben mirarse tus hijos cada día.

EL ESPEJO EN EL QUE DEBEN MIRARSE TUS HIJOS CADA DÍA

Cada día a primera horas nos miramos en el espejo antes de salir de nuestra casa para ir al trabajo, es una constante nuestros hijos e hijas imitan.

¿A qué espejo se miran vuestros hijos?  ¿A ese que tanto se esfuerza en exponerlos nuestra sociedad de la imagen y estereotipos físicos, que nos alejan del auto-conocimiento?

Imagina que el espejo en el que se mira tu hijo desde que tiene 6 años cada mañana,  le ayuda a mirar más allá de su aspecto físico, a mirar en su interior. Pero ¿hacia dónde dirigir su atención?

Hay un pequeño juego que les puede ayudar: explícales que en  un  automóvil podemos ir conduciendo a la playa, a la motaña ( podemos ir  de un lado a otro). En la vida hay 4  autos que nos ayudan a alcanzar la la felicidad: autoconocimiento, autoconcepto, autoestima y automotivación.

 Mirarnos en un espejo en el que APRENDER A MIRARNOS por dentro y por fuera. Para aprender a gustarnos a nosotros mismos, podrás identificar:

  • Las cosas que nos gustan de nosotros mismos.
  • Lo que nos hace disfrutar.
  • Lo que somos capaces de hacer, nuestras fortalezas.
  • Nuestros sueños, sin ellos no tendríamos metas a la que movilizarnos.

 Identificar todas y cada una de esas cuestiones cada día, les enseña que las personas somos más que el reflejo de un espejo. Aprender a conocernos para poder querernos, esa es la meta y el mejor espejo “la auto observación”. Hay que desatar los lazos que han provocado que nuestra sociedad viva dormida, pero sin soñar y la infancia es clave para ello. La automotivación es una de las capacidades de la Inteligencia Emocional (Goleman), y una pequeña dosis diaria cada mañana les ayudará en sus metas personales.

La estimulación y desarrollo de la Inteligencia Emocional no tiene edad, cualquier oportunidad es buena para cimentar los pilares de un armonioso desarrollo emocional.

Para ello será imprescindible que aprendan a mirarse con sus propios ojos, evitando la búsqueda de validaciones externas.


 

Una enseñanza que repetir a nuestros hijos en esta sociedad que tanto los compara desde tan pequeños, es la siguiente: “No marques la diferencia, marca el camino…el tuyo propio”.

Para que puedas hacer esta actividad con tus hijos, descarga el archivo en el siguiente enlace, imprime y pega su foto. Que disfruten!!!

Espejo AUTOESTIMA

Publicado elAdolescenciaCrecimiento personalInfancia