24/09/2017 2 min to read

EDUCAR CASTIGANDO. Cuando los castigos se vuelven en contra de sus padres

Category : Adolescencia, Infancia

En cada ocasión que ha aplicado al niño en un castigo, por no hacer algo como tu quieres, le ha encontrado el camino para “que sepa como conseguir que otros hagan lo que el quiere”. ¿Es complicado educar? Pues sí, por un lado crees que aplicando algunos castigos que aprenden a reconducir su conducta, mientras que por otro, los damos herramientas para que “manipulen” otros niños y adultos.

Esta es la lista de las cosas que él miró a los niños de 4 y 5 años, decir a sus padres para que hagan lo que quieren:

  • Si no me das el juguete, ya no te quiero mamá.
  • Si no juegas conmigo, tiro mis juguetes a la basura.
  • Si no me gusta el juguete, me voy de casa.
  • Si no me dejas ver los dibujos, ya no te hablo más.
  • Si no  haces eso mami, no soy tu hijo.

En cada uno de los ejemplos, el mecanismo de funcionamiento de niños es el mismo, los educamos en el “CHATAJE” , para que el adulto haga lo que el espera. Aquí está donde se observa que los niños son capaces de aprender ” todo de todo “, y en nuestro empeño porque hagan las cosas “porque sí”, sin que tomen conciencia ni reflexionen, adquieren hábitos tóxicos que consolidan en ellos el “porque no” .

Esas frases antes de que las descripciones, quizás en algún momento fueron hechos por sus padres, de la siguiente forma:

  • Si no te portas mal, mamá ni papá te quieren.
  • Si no recuerdos tu cuarto, tiro los juguetes a la basura.
  • Si no hay caso, vete de casa.
  • Si no me haces caso, no hablo contigo.
  • Si no me haces caso, es como si no fueses mi hijo.

Debemos ser cuidados con las palabras y las estrategias que utilizan, pues cuando es momento de razonar, y ayudar a que entienden el para que de las cosas, nos encasillamos en el porque soy tu padre y mando yo.

La única gran CONSECUENCIA que debe tener un niño cuando comete un error en el que daña otra persona es ayudar a TOMAR CONCIENCIA del daño que ha provocado y cómo puede REPARAR EL MISMO. No debemos apoyarnos en penalizar objetos materiales que nada tienen que ver con lo que ha pasado.

El camino a seguir es educar en el desarrollo de EMPATÍA y no en que debe dejar de hacer ciertas acciones porque los adultos le arresten.

Newsletter subscribe