10/03/2017 1min leyendo

Que no te salpiquen las rabietas.

Categoría : Infancia

Intentamos pasar de cuclillas por los momentos que nos hacen sufrir como madres y padres, sin embargo hay algunos que serán inevitables, sus rabietas.

En este post de forma muy sencilla y práctica, vamos a ofrecerte claves para que los puedas ayudar a regular su rabia e ira.

Imagina que tu hijo, lleva en las manos una palangana llena de agua. Se encuentra agitado, exaltado, enfadado y descontrolado. El agua se mueve a trompicones de un lado a otro, al igual que la emoción de la rabia, hay un descontrol de sus emociones.

¿Cómo lo podrías ayudar para que no se le cayera el agua?

  1. Cálmate, pues si estás agitada lo que va a suceder, es que os salpicará a ambos la rabia. Regula tu tono de voz y lenguaje corporal, para que le guíes.
  2. Acepta que tiene derecho a sentir de esa manera, no castres sus emociones. No te antepongas a sus necesidades, porque te resulten desagradables sus rabietas.
  3. Olvida los juicios de las personas que están alrededor en ese momento, sus opiniones y críticas no son lo que van a calmar a tu pequeño, eres tú y tus herramientas para gestionar emociones.
  4. Quiérelo más que nunca, es una oportunidad para aprender de ti, como desenvolverse con su rabia e irá.

De esta manera, podrás acercarte a él, acariciándole sus manos, sentirá tu afecto y respeto por sus necesidades, y con ello serás capaz de guiarle a calmar la agitación de su enfado. Imagina de nuevo esa palangana llena de agua que salpica bruscamente, pero  poco a poco, van calmándose las aguas.

Ese agua representa su enfado, el cual no merece ser etiquetado como negativo, sino comprendido (todas las emociones tienen su utilidad, incluidas la rabia y la ira).

Te recomiendo que continúes con la lectura del siguiente post!

3 ideas para educar niños libres

 

Suscripción de novedades